13/06/2017
El ayuntamiento hace un llamamiento al consumo responsable del agua
 

Tras la situación de prealerta por sequía decretada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC)

El Ayuntamiento de Noja ha comenzado a restringir el baldeo de calles y el riego de parques y jardines al tiempo que ha pedido a los vecinos que racionalicen el uso del agua, cumpliendo así con las recomendaciones de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC), que el pasado jueves decidió activar la situación de prealerta por sequía en toda la cuenca del Cantábrico Occidental.

Este organismo ha remitido una carta al alcalde de la Villa, Miguel Ángel Ruiz Lavín, en la que justifica esta decisión ante la posibilidad de que se mantenga el actual déficit de precipitaciones que desde hace varios meses afecta a toda Cantabria.

Pese a la prealerta decretada, la CHC advierte en su escrito que, en líneas generales, la situación de las reservas “no pone en riesgo directo el abastecimiento de las mayor parte de los principales sistemas a corto plazo”, si bien reconoce que la escasez de lluvias “sí pudieran producir efectos ambientales negativos”.

Por todo ello, Ruiz Lavín ha informado que el Ayuntamiento también llevará a cabo un refuerzo de los controles de agua captada para el abastecimiento, y ha insistido en la necesidad de que “todos adoptemos en lo posible medidas de ahorro de agua”.